Reseña: Waking up

waking-upEl libro se divide fundamentalmente en dos partes – los detalles de cada una de estas partes dan para mucho, y quizás haya más exposición sobre ellos en un futuro.

En concreto, hay una parte cuyo hilo principal es exponer las contradicciones de la concepción intuitiva del yo dentro de muchas tradiciones del pensamiento. Algunas de las características de ese supuesto yo sobre las que se da una perspectiva crítica son:

  • Su unidad
  • Su existencia como homúnculo poseedor de pensamientos y experiencias pero distinto de ellos
  • El intento de identificación total con facultades como:
    • Capacidad de reconocimiento en un espejo
    • Memoria
    • Sensación de poseer un cuerpo
    • Sensación de tomar decisiones (agencia)
    • Atribución de “estados mentales” a otros seres

Si que se habla favorablemente de la asociación entre la sensación del yo y su desarrollo, y la percepción de ser algo a lo que se le está prestando atención (recuerda a esta conversación con el hermitaño/ladrón de Maine). Los argumentos se basan fundamentalmente en experimentos en neurociencia en las últimas décadas (p.ej. éstos sobre multiples yos asociados con un solo cerebro y éste sobre la sensación de poseer un cuerpo atribuida a cuerpos distintos del habitual). También hay algún argumento filosófico, como esta crítica de Hume del concepto de un yo inmutable y esencial.

A continuación (y en la introducción brevemente para motivar el libro), el hilo principal es la exploración personal del autor de la fenomenología del tema, centrada en prácticas relacionadas con Vipassana, Advaita Vedanta y Dzogchen.

Respecto al Vipassana, se comentan beneficios respecto al bienestar mental mostrados en muchos estudios que examinan esas prácticas o similares (aunque muchos de esos estudios sean de poca calidad). Se habla también de haber llegado a tener momentos de consciencia que no se siente no atada a los sentidos similares a los asociados a la práctica, y se critica su enfoque de cambio gradual en la percepción y la dualidad entre observador y respiración que introduce (en esta entrevista hay más detalles sobre estas críticas).

Estos aspectos no se encuentran en el estudio alrededor de Poonja-Ji, asociado al Advaita Vedanta. Sin embargo ahí se encuentra mucha falta de espíritu crítico respecto a la percepción de las experiencias correspondientes. El autor considera que el estudio asociado al Dzogchen tiene un punto de vista más sofisticado sobre el significado de esas experiencias, y destaca el haber aprendido de Tulku Urgyen y en concreto la enseñanza que el libro llama “pointing out“.

Requiere ciertamente bastante valentía compartir experiencias tan íntimas con el lector, aunque quizás cueste menos teniendo en cuenta su probable simpatía.

Lo que incrementa aún más la sensación de valentía, es el considerar este libro y las ideas que representa dentro de la trayectoria asociada a Sam Harris. Realmente (y diría que lamentablemente), es muy inusual el evitar poner el piloto automático mental, y no tomar la posición que se espera de nosotros dado el resto de nuestras opiniones, y por tanto puede generar menos problemas.

Más concretamente, hay que tener muchos arrestos para llegar a ser uno de los principales invitados en una conferencia del movimiento ateo en norte América, y hacer un discurso en estas líneas. Ahí se da la perspectiva de que hay partes valiosas de la experiencia humana sobre las que dentro de ese movimiento hay mucha ignorancia y prejuicio negativo, sin verdadero motivo dentro de sus supuestos principios de racionalidad. Teniendo eso no sólo un precio instantáneo en cuanto a abucheos, sino posiblemente consecuencias económicas también.

Lo que quizás fue el aspecto menos satisfactorio de la lectura del libro, pero a la vez es algo que la hizo mucho más factible, es el uso informal del lenguaje, que choca con la disección en la primera parte del libro de mucho conceptos. Nos encontramos así con muchas frases donde el autor habla de lo que “uno” haría o pensaría o experimentaría , y no está claro a la luz de todos las sutilezas que se han contado antes de que “uno” exactamente se está hablando. No es que sea un asunto fácil de evitar en todo caso – la solución estándar sería crear un lenguaje paralelo, pero eso haría que el libro tuviera mucho menos alcance.

Reseña: Afterparty

3d_printing_picUn thriller ambientando en un futuro donde es muy sencilla la fabricación casera de objetos, incluyendo sustancias psicoactivas. Ambientado en la zona de Toronto, lo que sin duda influyó en comprarlo – siempre es curioso ver novelados sitios que tienen un lugar importante en la memoria.

La trama se centra en una substancia que lleva a una sensación permanente de conexión/unidad y amor con un ser todopoderoso y omnipresente, al estilo de por ejemplo San Juan de la Cruz o el Advaita Vedanta. El parar de consumir la sustancia puede llevar a la depresión y al suicidio.

La síntesis de la substancia, a la que llaman Numinous, altera profundamente la vida de sus descubridores. El principio del libro nos muestra a una de ellos en un manicomio, preocupada por la aparición de la sustancia en las calles. Otros de los descubridores están en la cárcel o han sido asesinados. No creo que sea adecuado dar muchos más detalles de la trama, pero como buen thriller introduce un número aceptable de sorpresas, y un final rocambolesco. Hay una labor agradable también en crear un ambiente más allá de la trama – un momento interesante es cuando supuestos gángsters utilizan un modificador de voz de baja calidad para la tecnología de la época y más esfuerzo de uso, sólo para sonar más amenazantes. Dos personajes bastante originales son:

– El cowboy con doble personalidad. Por un lado está Vincent, el asesino con sentimientos suprimidos farmacéuticamente, y por otro lado The Vince, sensible y que cría búfalos en miniatura en el suelo de su cuarto.

– Ollie, la hacker/analista de seguridad de origen filipino y amante de la protagonista. El consumo de una sustancia la lleva a la frontera entre una habilidad inaudita para percibir conexiones entre hechos, y la paranoia. La paranoia llega a dominar, y eso la lleva a perder su trabajo, cometer un asesinato y conocer a la protagonista en el manicomio.

Algo sorprendente dentro de la temática cyberpunk es lo convencional en el sentido político. Apenas se mencionan las autoridades o el sistema político del momento, y los personajes tienen estilos de vida más o menos conformistas hasta los problemas con el descubrimiento de Numinous.

El libro es ambiguo respecto a los temas religiosos y filosoficos que considera, limitándose a reflejar las perspectivas diversas de sus personajes, y comentando algunas ideas que han sido fructíferas en los debates correspondientes (NOMA, por ejemplo). También hay un nivel alto de pornografía intelectual en las conversaciones entre los personajes. Hay comentarios interesantes por ejemplo sobre la relación entre el sentido del lugar y los sentimientos hacia alguien (por ejemplo, es raro a menudo estar en un sitio importante en la memoria con alguien que se asocia a otro sitio importante y nunca estuvo allí – y es posible tener también una relación fuerte con alguien que pierde sentido en un lugar distinto). También hay comentarios curiosos sobre como los efectos secundarios de muchas sustancias bioactivas son poco predecibles para la ciencia del momento – a veces, como Viagra, acaban convirtiéndose en el propósito en la etapa de comercialización, o sobre el sentido del tiempo y el efecto evolutivo en el mismo a través de la amígdala.