Terrorismo mental

stop-terror-turn-off-tvUltimamente ha habido más exposiciones a los medios de comunicación masivos y no deportivos de lo acostumbrado. Eso crea una situación donde es difícil resistirse a la invasión de los pensamientos. Y es que cuesta no rebelarse contra por ejemplo las comparaciones con países cuya realidad se desconoce, o la maldad de los personajes de los reportajes sobre el mundo “social” aderezada con un soniquete de ideológica tóxica de la vida (un niño o matrimonio siempre es felicidad, etc.) En general, la impresión de que uno está escuchando a gente que llegó ahí por sonar bien, no por saber.

Sin embargo, conviene recordar en esos momentos aquella frase de que con los terroristas no se negocia. Cuando parte del objetivo de alguien es que se le preste atención, prestarsela es que empiecen a ganar. Dejando que el hilo mental se vea desviado, aunque sea para criticar la perspectiva que se da en el medio, estamos ya dando el control de sobre que partes de la realidad hay que pensar. Y si se da eso, poco queda más.

Comerciantes y Guardianes en el Sistema

Muy interesante esta perspectiva sobre la elección de objetivos personales, desde la youth-tribes-originaldualidad entre Comercial y Guardián. En concreto, han recordado a estos escritos quejándose de como parece que funciona el mundo (y a la vez detallando esa perspectiva sobre como funciona).

Desde la perspectiva de ese artículo, muchas partes de “The System” se pueden entender entonces como una reacción frente a la colonización por parte de las tribu con síndrome de Comercial de las tribus con síndrome de Guardián.

Aunque generalmente no me disguste esa colonización, y en muchos aspectos parece poco reversible (lo que el autor admite al finel), parece que vale la pena que uno sea consciente al menos de que es lo que se está perdiendo. De este modo, se pueden ver cuáles son caminos alternativos a lo que puede parecer sin más conocimiento la única manera de hacer las cosas.

Aeropuerto Changi, Singapur

ChangiMucho agradecimiento a la creatividad e incluso bondad del que haya diseñado la experiencia de partir de este aeropuerto, pudiendo establecer en su lugar algo similarmente desagradable a los que acostumbran otros aeropuertos.

Quizás la mayor diferencia está al pasar a la zona reservada para pasajeros – simplemente un rápido control de pasaportes y tarjetas de embarque, en lugar del habitual control de seguridad con colas largas, y amenizado en muchos casos con añadidos como la presencia de gente continuamente gritando instrucciones, la inspección de calzado, o la separación de todo material electrónico incluyendo cargadores.

En su lugar, donde hay revisión del equipaje de mano es antes de pasar a la zona de espera para el embarque, con un control distinto para cada puerta de embarque. Al dividirse todos los pasajeros en al menos una cola para cada avión, las posibilidad de cola son mucho menores, especialmente llegando pronto dentro del proceso de embarque. Además, eso permite que se apliquen fácilmente medidas más estrictas a los pasajeros cuyo destino lo requiera, sin tener que proporcionar una experiencia más molesta al resto.

En cualquier caso, a pesar de que no haya cola, se entrega por cada bandeja un resguardo al pasar por el control, ayudando así a prevenir descuidos, confusiones o robos al otro lado.

Justo después de pasar el control de seguridad, se escanea la tarjeta de embarque. Se evita así la cola para embarcar, y simplemente falta el desfilar por la pasarela de entrada al avión una vez que el número de fila o zona es llamado.

Reseña: Waking up

waking-upEl libro se divide fundamentalmente en dos partes – los detalles de cada una de estas partes dan para mucho, y quizás haya más exposición sobre ellos en un futuro.

En concreto, hay una parte cuyo hilo principal es exponer las contradicciones de la concepción intuitiva del yo dentro de muchas tradiciones del pensamiento. Algunas de las características de ese supuesto yo sobre las que se da una perspectiva crítica son:

  • Su unidad
  • Su existencia como homúnculo poseedor de pensamientos y experiencias pero distinto de ellos
  • El intento de identificación total con facultades como:
    • Capacidad de reconocimiento en un espejo
    • Memoria
    • Sensación de poseer un cuerpo
    • Sensación de tomar decisiones (agencia)
    • Atribución de “estados mentales” a otros seres

Si que se habla favorablemente de la asociación entre la sensación del yo y su desarrollo, y la percepción de ser algo a lo que se le está prestando atención (recuerda a esta conversación con el hermitaño/ladrón de Maine). Los argumentos se basan fundamentalmente en experimentos en neurociencia en las últimas décadas (p.ej. éstos sobre multiples yos asociados con un solo cerebro y éste sobre la sensación de poseer un cuerpo atribuida a cuerpos distintos del habitual). También hay algún argumento filosófico, como esta crítica de Hume del concepto de un yo inmutable y esencial.

A continuación (y en la introducción brevemente para motivar el libro), el hilo principal es la exploración personal del autor de la fenomenología del tema, centrada en prácticas relacionadas con Vipassana, Advaita Vedanta y Dzogchen.

Respecto al Vipassana, se comentan beneficios respecto al bienestar mental mostrados en muchos estudios que examinan esas prácticas o similares (aunque muchos de esos estudios sean de poca calidad). Se habla también de haber llegado a tener momentos de consciencia que no se siente no atada a los sentidos similares a los asociados a la práctica, y se critica su enfoque de cambio gradual en la percepción y la dualidad entre observador y respiración que introduce (en esta entrevista hay más detalles sobre estas críticas).

Estos aspectos no se encuentran en el estudio alrededor de Poonja-Ji, asociado al Advaita Vedanta. Sin embargo ahí se encuentra mucha falta de espíritu crítico respecto a la percepción de las experiencias correspondientes. El autor considera que el estudio asociado al Dzogchen tiene un punto de vista más sofisticado sobre el significado de esas experiencias, y destaca el haber aprendido de Tulku Urgyen y en concreto la enseñanza que el libro llama “pointing out“.

Requiere ciertamente bastante valentía compartir experiencias tan íntimas con el lector, aunque quizás cueste menos teniendo en cuenta su probable simpatía.

Lo que incrementa aún más la sensación de valentía, es el considerar este libro y las ideas que representa dentro de la trayectoria asociada a Sam Harris. Realmente (y diría que lamentablemente), es muy inusual el evitar poner el piloto automático mental, y no tomar la posición que se espera de nosotros dado el resto de nuestras opiniones, y por tanto puede generar menos problemas.

Más concretamente, hay que tener muchos arrestos para llegar a ser uno de los principales invitados en una conferencia del movimiento ateo en norte América, y hacer un discurso en estas líneas. Ahí se da la perspectiva de que hay partes valiosas de la experiencia humana sobre las que dentro de ese movimiento hay mucha ignorancia y prejuicio negativo, sin verdadero motivo dentro de sus supuestos principios de racionalidad. Teniendo eso no sólo un precio instantáneo en cuanto a abucheos, sino posiblemente consecuencias económicas también.

Lo que quizás fue el aspecto menos satisfactorio de la lectura del libro, pero a la vez es algo que la hizo mucho más factible, es el uso informal del lenguaje, que choca con la disección en la primera parte del libro de mucho conceptos. Nos encontramos así con muchas frases donde el autor habla de lo que “uno” haría o pensaría o experimentaría , y no está claro a la luz de todos las sutilezas que se han contado antes de que “uno” exactamente se está hablando. No es que sea un asunto fácil de evitar en todo caso – la solución estándar sería crear un lenguaje paralelo, pero eso haría que el libro tuviera mucho menos alcance.

Reseña: Bangkok Haunts

SPortadaiguiendo con lo saga de Bangkok 8 (y saltando en el order de publicación), llegamos a Bangkok Haunts. El autor nos lleva por caminos aún más oscuros que en el primer libro, con aparición prominente de un “juego del elefante”, y menciones también (ya presentes en Bangkok 8) a la meditación con cuerpos en descomposición.

La trama se centra en el lado oscuro del fatalismo y la miseria – el abuso permanente hacia alguien que sólo consigue algo de poder más tarde en su vida usando su poder de seducción, y los abusos posteriores de esa persona sobre los demás. La perspectiva con la que de presenta la situación se refleja bien en la siguiente cita:

Los pobres de solemnidad no tienen yos (selves?) que destruir. Cuando tienen un poco de poder, saben que es sólo por un momento. No tienen práctica en preparar para el futuro. Generalmente no creen que tengan uno. […] Para los pobres, nacer es el desastre primario: poseer un cuerpo que tiene que ser alimentado y puesto a refugio de los elementos y cuidado, y con el ansia de reproducirse, de continuar. Todo lo demás son juegos de niños, incluyendo la muerte.

Respecto a lecturas relativamente recientes, el libro recuerda a Operación Princesa, por los comentarios sobre las gran cantidades de cocaína que se mueven en el mundo de los negocios y el del espectáculo, y la participación de cuerpos policiales y militares en el tráfico de esa sustancia.

Particularmente memorable el personaje del hermano de la asesinada, que escapó como monje. Relacionado con él, algo que también ya ocurre en Bangkok 8, y que puede llevar a conclusiones equivocadas al lector, es cuando se asocian explícitamente las perspectivas del narrador u otros personajes al budismo. Aunque es claro como muchas de ellas se pueden asociar con ideas dentro de las correspondientes tradiciones, no parece nada claro que sean perspectivas que la mayoría de la gente que se identifica con esas tradiciones compartiría (ni siquiera en Tailandia).

Carnets, mentalidad de mejora, su falta

Recuerdo el mandar hace unos días esta carta a algunos periódicos españoles…no creo que la hayan publicado en ningún sitio, y tiene sentido que sea una perspectiva que no interese mucho al que selecciona las cartas, desde un punto de vista de principio antrópico. Ridícula la cantidad de datos que piden a veces para publicar una carta, por cierto…

Las reacciones a la necesidad de Zidane de estar más acreditado para ser entrenador del Castilla son sintomáticas de muchos de los problemas de España. Fundamentalmente, se nos ofrecen dos opciones. Por un lado, el saltarse la ley por ser Zidane quién es, dentro de una cultura de falta de respeto por el cumplimiento de la ley que ha llevado directamente a los casos de corrupción donde se ha robado a millones de personas. Por otro lado, la apelación cerril a la ley como objeto estático que determina el cause a seguir, que es la sanción. Aunque el tema de fondo pueda ser trivial, en mi opinión el no salir de estas dos opciones refleja la falta de capacidad de mejora que se aprecia en muchas partes de la sociedad española. En ese contexto, parece conveniente el formular las siguientes preguntas:

No se le ocurre a nadie que mas allá de que haya que aplicar la ley, si no deja entrenar a Zidane, quizás no sea adecuada, y haya que cambiarla? No se le ocurre a nadie que quizás haya que juzgar más a la gente su trabajo, y no por acreditaciones, aunque cueste más esfuerzo evaluarlo? No se le ocurre a nadie que esa mentalidad de ‘titulitis’ ministerial no se adapta a un mundo global que cambia rápido, y es una de las causas de la situación económica en España y la inmensa conveniencia o incluso necesidad de emigrar? De verdad no se le ocurre a nadie ir en esta dirección, ni siquiera por intentar dar una perspectiva que este menos repetida y parezca un poco más sofisticada?

Reseña: Bangkok 8

jade_templeEl descubrimiento literario que más impactó en los últimos meses, junto con Love and Math (originado simplemente por buscar con la B en la biblioteca del barrio, a ver que había sobre esa ciudad).

La trama es principalmente una excusa para presentar las reflexiones del investigador sobre multitud de temas y su simpatía por los desafortunados, recordando bastante al enfoque en la novela negra llevado a cabo con éxito por Lorenzo Silva en las últimas décadas.

Muchas de esas reflexiones transcurren por la línea del contraste entre estilos de vida en occidente (que fundamente el libro considera dentro la cultura anglosajona, particularmente la de USA) y estilos de vida Tailandia. Se nos muestran por ejemplo perspectivas locales asombradas por lo sencillo de tener un estilo de vida relativamente lujoso, y de protegerse frente a posibles catástrofes, pero a la vez decepcionadas por lo que ven como falta de vivacidad. En otro ejemplo, se muestran perspectivas occidentales que tienen la sensación de que en la cultura local hay un fatalismo que lleva a estar en cierto sentido menos preparado para las adversidades, pero también a una vida con menos estrés y más posible de disfrutar.

Otra temática son los comentarios sobre los deseos y su banalidad. Uno que tiene el mayor número de subrayados en la edición de Kindle y que considero también particularmente memorable y apropiado (más allá de la duda de si se puede “verdaderamente ser” algo) es el siguiente:

Cuando estamos agarrados por el hambre, solo pensamos en comer. Luego, cuando se acaba el banquete, vemos la evidencia de lo que verdaderamente somos.

Un rasgo frecuente en los libros escritos por expats es una idealización de su tierra de acogida, y el libro desde luego que cae un poco ahí, pero no es de los peores; muestra al menos el alto nivel de corrupción en la sociedad (curiosa la conexion de algunas de la actividades ahi con la guerra de Vietnam), y alguna aparición de personajes locales que no llegan a los inverosímiles grados de sofisticación filosófica de los personajes principales.

Quizás uno de los aspectos menos realistas del libro, después de proyectar modos de hablar anglosajones en los personajes locales (decir “por Buddha” donde el autor diría “por Dios”, por ejemplo), sea exagerar la cantidad de gente relacionada con los bajos fondos – recuerdo sentimientos similares al leer algunas novelas situadas en Barcelona. Impresión que juzgando por las opiniones en goodreads, comparten muchos de los lectores tailandeses.

Reseña: Afterparty

3d_printing_picUn thriller ambientando en un futuro donde es muy sencilla la fabricación casera de objetos, incluyendo sustancias psicoactivas. Ambientado en la zona de Toronto, lo que sin duda influyó en comprarlo – siempre es curioso ver novelados sitios que tienen un lugar importante en la memoria.

La trama se centra en una substancia que lleva a una sensación permanente de conexión/unidad y amor con un ser todopoderoso y omnipresente, al estilo de por ejemplo San Juan de la Cruz o el Advaita Vedanta. El parar de consumir la sustancia puede llevar a la depresión y al suicidio.

La síntesis de la substancia, a la que llaman Numinous, altera profundamente la vida de sus descubridores. El principio del libro nos muestra a una de ellos en un manicomio, preocupada por la aparición de la sustancia en las calles. Otros de los descubridores están en la cárcel o han sido asesinados. No creo que sea adecuado dar muchos más detalles de la trama, pero como buen thriller introduce un número aceptable de sorpresas, y un final rocambolesco. Hay una labor agradable también en crear un ambiente más allá de la trama – un momento interesante es cuando supuestos gángsters utilizan un modificador de voz de baja calidad para la tecnología de la época y más esfuerzo de uso, sólo para sonar más amenazantes. Dos personajes bastante originales son:

– El cowboy con doble personalidad. Por un lado está Vincent, el asesino con sentimientos suprimidos farmacéuticamente, y por otro lado The Vince, sensible y que cría búfalos en miniatura en el suelo de su cuarto.

– Ollie, la hacker/analista de seguridad de origen filipino y amante de la protagonista. El consumo de una sustancia la lleva a la frontera entre una habilidad inaudita para percibir conexiones entre hechos, y la paranoia. La paranoia llega a dominar, y eso la lleva a perder su trabajo, cometer un asesinato y conocer a la protagonista en el manicomio.

Algo sorprendente dentro de la temática cyberpunk es lo convencional en el sentido político. Apenas se mencionan las autoridades o el sistema político del momento, y los personajes tienen estilos de vida más o menos conformistas hasta los problemas con el descubrimiento de Numinous.

El libro es ambiguo respecto a los temas religiosos y filosoficos que considera, limitándose a reflejar las perspectivas diversas de sus personajes, y comentando algunas ideas que han sido fructíferas en los debates correspondientes (NOMA, por ejemplo). También hay un nivel alto de pornografía intelectual en las conversaciones entre los personajes. Hay comentarios interesantes por ejemplo sobre la relación entre el sentido del lugar y los sentimientos hacia alguien (por ejemplo, es raro a menudo estar en un sitio importante en la memoria con alguien que se asocia a otro sitio importante y nunca estuvo allí – y es posible tener también una relación fuerte con alguien que pierde sentido en un lugar distinto). También hay comentarios curiosos sobre como los efectos secundarios de muchas sustancias bioactivas son poco predecibles para la ciencia del momento – a veces, como Viagra, acaban convirtiéndose en el propósito en la etapa de comercialización, o sobre el sentido del tiempo y el efecto evolutivo en el mismo a través de la amígdala.

Reseña: Thailand Bundle – 50 Common Scams, The Ten Cardinal Sins, Another Ten Sins, y Thailand: Why You Shouldn’t Retire To Thailand

jewelryMirando los libros antes de la partida próxima para Bangkok – antes de vivir en otros sitios, hubiera venido bien aprender sobre sus caras amargas.

Refleja bien la situación legal que deja a los extranjeros desprotegidos cuando se implican en negocios compra de propiedad. Especialmente cuando se hacen las cosas sin intervención de un abogado acostumbrado a manejar ese tipo de situaciones. También como es útil poder percibir el efecto de las jerarquías en el trato entre la gente, y cómo hay que tener cuidado con mantener la calma en conflictos, ya que la mayoría de la gente local no dudará en escalar la situación si un extranjero la tensa.

De los timos que comenta, los que impresionan más son los que implican corrupción policial, más allá de las falsas acusaciones de posesión de sustancias ilegales. Un ejemplo es la falsa acusación de daños después de alquilar un esquí acústico, unida a un acuerdo entre el que la hace y la policía. Otro es la falsa policía de derechos de autor que se lleva equipamiento musical de los negocios, a veces compartiendo beneficios con la policía de verdad a cambio de inmunidad.

Refleja también como la sociedad tiende a lo matriarcal (con muchos hombres más enfocados en el ocio que en mantener a una familia o tomar decisiones en ella), y cómo ir con una actitud derrochadora puede tener malas consecuencias – no falta gente que intentará aprovecharse de ello, y mucha gente tendrá una percepción de la persona sin cuidado con el dinero como débil.

El segundo libro es quizás menos útil: Hay muchas quejas que realmente se reducen a que el autor pasó a tratar con personas con menor educación y respeto por los demás al cambiar de país, que realmente es una elección de compañías. Si que tiene algún comentario interesante respecto al mantener lazos con el país originario, y como eso puede dar lugar a situaciones más agradables en cuanto a familia / servicios medicos / problemas con el tiempo.

Reseña: Road to Tashkent

rdAmbientada a mediados de los noventa, la crónica de un viaje en camión desde Inglaterra a Asia central y vuelta, transportando un super-computador para el banco central de Uzbekistán. Esta ruta, recientemente disponible, se presenta como descendiente de la ruta de la seda, comentando parecidos a menudo con un estilo/frecuencia que puede ser cargante, pero que en general son razonables.

Una de las partes más originales del libro es ver desde dentro el mundo del transporte por camión a largas distancias – al contrario de lo que uno podría imaginar, la tarea implica mucho más que conducir durante horas y horas. Hay por ejemplo que tener muy buenas habilidades mecánicas para poder hacer reparaciones en mitad de un desierto, o un manejo relativamente sofisticado de las relaciones humanas para evitar ser robado, sobre todo en las fronteras. Esta exposición encaja con la mentalidad del autor de mejorar la consideración dentro de su sociedad de las tareas profesionales que implican trabajo físico, y que se evalúen frente a otras en función de su efecto y sofisticación, en lugar de ser consideradas automáticamente “inferiores”.

Es curioso también ver la situación de Polonia en los 90, antes de la integración en la UE, pero pasada ya la época soviética. Aunque quizás esto no sea más que sesgo de confirmación, el libro transmite una impresión de la cultura de Europa del Este que no sorprendió mucho al leer – una cultura dura y con mentalidad de competición por la supervivencia, pero a la vez con mucha gente hospitalaria. El uso del chocolate como “donativo” a los guardias para pasar las fronteras fácilmente es bastante gracioso. Hay algunos comentarios positivos también interesantes sobre la gente de Turquía, y la lealtad en la amistad. También unos comentarios sobre la poligamia y las relaciones de género en Uzbekistán que recuerdan bastante a Borat.

Otro aspecto interesante es imaginar como ha cambiado la situación desde la aparición de los smartphones con acceso a Internet. En la época, se presenta como una maravilla tecnológica el sistema de comunicación que permite a los camiones comunicarse entre ellos, y cuando hay buena cobertura de satélite, también con la central en Inglaterra.

Quizás la mayor limitación del libro sea por el idioma – muestra cómo perciben los otros países los camioneros de Inglaterra y el autor canadiense, pero no otras direcciones.


P.D: Leer el libro vino precedido de haber descubierto la página donde el autor pone sus quejas sobre el mundo – dentro de ese género, tiene algunos argumentos más o menos sutiles, sobre todo dentro de este libro. Fue curioso ver como el autor vivió también durante un tiempo en el área de Kitchener-Waterloo. Eso a su vez vino de leer los comentarios en este artículo, que causó bastante impresión también. Y dentro de los aspectos más superficies, mucha identificación con los comentarios sobre Las Vegas.

P.D 2: Antes de leer el libro, había impresión de misterio y aventura alrededor del camino a Samarkanda (por ejemplo en el nombre de una sección de este programa). Nunca llamó eso la atención lo suficiente para mirar el porqué, y leer el libro ha aclarado la conexión con la ruta de la seda…

de Abel Molina