Aeropuerto Changi, Singapur

ChangiMucho agradecimiento a la creatividad e incluso bondad del que haya diseñado la experiencia de partir de este aeropuerto, pudiendo establecer en su lugar algo similarmente desagradable a los que acostumbran otros aeropuertos.

Quizás la mayor diferencia está al pasar a la zona reservada para pasajeros – simplemente un rápido control de pasaportes y tarjetas de embarque, en lugar del habitual control de seguridad con colas largas, y amenizado en muchos casos con añadidos como la presencia de gente continuamente gritando instrucciones, la inspección de calzado, o la separación de todo material electrónico incluyendo cargadores.

En su lugar, donde hay revisión del equipaje de mano es antes de pasar a la zona de espera para el embarque, con un control distinto para cada puerta de embarque. Al dividirse todos los pasajeros en al menos una cola para cada avión, las posibilidad de cola son mucho menores, especialmente llegando pronto dentro del proceso de embarque. Además, eso permite que se apliquen fácilmente medidas más estrictas a los pasajeros cuyo destino lo requiera, sin tener que proporcionar una experiencia más molesta al resto.

En cualquier caso, a pesar de que no haya cola, se entrega por cada bandeja un resguardo al pasar por el control, ayudando así a prevenir descuidos, confusiones o robos al otro lado.

Justo después de pasar el control de seguridad, se escanea la tarjeta de embarque. Se evita así la cola para embarcar, y simplemente falta el desfilar por la pasarela de entrada al avión una vez que el número de fila o zona es llamado.