Terrorismo mental

stop-terror-turn-off-tvUltimamente ha habido más exposiciones a los medios de comunicación masivos y no deportivos de lo acostumbrado. Eso crea una situación donde es difícil resistirse a la invasión de los pensamientos. Y es que cuesta no rebelarse contra por ejemplo las comparaciones con países cuya realidad se desconoce, o la maldad de los personajes de los reportajes sobre el mundo “social” aderezada con un soniquete de ideológica tóxica de la vida (un niño o matrimonio siempre es felicidad, etc.) En general, la impresión de que uno está escuchando a gente que llegó ahí por sonar bien, no por saber.

Sin embargo, conviene recordar en esos momentos aquella frase de que con los terroristas no se negocia. Cuando parte del objetivo de alguien es que se le preste atención, prestarsela es que empiecen a ganar. Dejando que el hilo mental se vea desviado, aunque sea para criticar la perspectiva que se da en el medio, estamos ya dando el control de sobre que partes de la realidad hay que pensar. Y si se da eso, poco queda más.